Buscar
  • infevamoreno

Un acercamiento al recital virtual.

Las miradas, los aplausos, el silencio mientras el músico está en el escenario, un concierto, un recital, una presentación, sea cual sea el tipo de actividad, siempre trae innumerables emociones, sensaciones y situaciones que se presentan una vez estando allí, son variadas e infinitas las interacciones y reacciones, en los momentos preparatorios, así como durante el desarrollo de la presentación o también en el momento final del mismo, como por ejemplo la sorpresa que vive el público al encontrarse con otras personas allí que quizás tenía tiempo sin saludar, otro ejemplo puede ser la alegría de ver a alguien conocido sobre el escenario, o también incluso sentir tristeza porque la música cumple esa misión propia del arte que tiene como objetivo conmover.


Con los cambios que trajo la pandemia que vivimos actualmente por el Covid-19 mi hermana Eva Moreno en el año 2020 organizó un recital virtual con sus estudiantes de la ciudad de Miami. Eva es flautista profesional y docente de música en todos los niveles, puede enseñar los mas exigentes ejercicios técnicos o conciertos solistas de su instrumento y también puede iniciar musicalmente un estudiante de 5 años en el piano, siempre desde una preparación enorme y con un sentido alto de excelencia, mismo sentido que imperó en la organización de aquel evento virtual donde participé como público y donde comenzó mi acercamiento al recital bajo la dinámica virtual, así que recibí una invitación para hacer un registro para solicitar acceso a la actividad, luego recibí un email de confirmación con el link de ingreso, es decir ya tenia mi boleto de entrada, un vez llegó el día, recuerdo que era domingo, me desperté sabiendo que asistiría a un concierto, desde la sala de mi apartamento en Montevideo, en casa nos arreglamos para conectarnos a dicha actividad, le di clic al link y allí el anfitrión de la sala una vez nos aceptó estábamos junto a otras personas esperando el inicio de la actividad, las butacas de esta sala no rechinan, la posibilidad de silenciar los micrófonos genera el ambiente propio previo de estas actividades, apenas conversas con las personas que tienes al lado, comienzas a leer los nombres de cada persona conectada buscando a alguien conocido, y si bien pareciera que busco establecer una metáfora con una situación de concierto presencial, lo que realmente quiero destacar acá son las sensaciones, porque aún no había sonado el primer instrumento y yo estaba sintiéndome en un teatro, a la expectativa, la principal razón era escuchar a los pequeños estudiantes, también tocaría mi sobrina Sarah en aquella sala de concierto que se inventó mi hermana, con un pretexto valioso y noble, darle la posibilidad a toda la familia y amigos de sus pequeños estudiantes verlos en concierto sin importar donde estuvieran, sin duda una manera muy hermosa de encontrarse.


Al finalizar el recital mi hermana pidió que encendiéramos los micrófonos y ofreciéramos aplausos para los pequeños artistas, así que todos transmitimos esa fuerza energética de la ovación y allí pude percibir que fue colectivo el sentimiento de alegría y euforia que esta actividad nos había dejado a todos los que nos conectamos.


Posterior a este primer acercamiento Eva nos invitó a participar a mi otra hermana Vanessa Moreno y mi persona en la organización del siguiente recital virtual para este 2021, lo que me generó un nuevo encuentro con esta modalidad desde otro punto de vista, esta vez desde la organización y preparación del mismo, con una lista de tareas que van desde la realización del formulario de inscripción de los participantes, y no menos importante la preparación musical de los estudiantes, también la preparación, orientación y acompañamiento que precisan las familias para que las grabaciones que hagan los estudiantes en casa pueda cumplir con los requerimientos necesarios de imagen y audio, así como la edición del video, y otros tantos numerosos detalles que generan una lista de cosas por hacer que precisan de tiempo e ideas, viviendo desde la producción de la actividad similares sensaciones a las que produce la coordinación logística de este tipo de actividades, así como las discusiones creativas que llevan a consolidar los aspectos generales y específicos de la actividad.


Este segundo recital nos conectamos desde una tiempo previo, también era domingo, probamos el audio, leímos para nosotros mismos los guiones que escribimos para presentar la actividad, probamos la reproducción del video, que todas las configuraciones de la sala estuvieran adecuadas para el recital que habíamos diseñado, que las funciones de cada uno de nosotros estuviera bien definida, en teoría estábamos en la "prueba de sonido" de la modalidad virtual.


Para finalizar mi relato de esta experiencia, les puedo decir que al concluir la actividad dimos ese suspiro de la tranquilidad del deber cumplido, ese mismo que hubiésemos dado en el backstage del escenario, los 17 estudiantes también suspiraron de tranquilidad desde sus hogares en España, Argentina, Uruguay, Panamá, Venezuela y Estados Unidos, quienes habían recibido a través del chat las reacciones positivas de los asistentes a sus respectivas presentaciones y estaban felices, al igual que sus familias por este tiempo necesario de entretenimiento, de paz y de esperanza, tiempos en los que es necesario que haya más música y menos miedo.


Les dejo el video de este recital virtual para que disfruten de estos pequeños estudiantes de música que tuvieron la valentía de tocar ante la cámara, identificándose con otros pares similares de otros países, unidos todos por su compromiso, disciplina y amor por la música.


tomado de https://www.guillermomusico.com/post/un-acercamiento-al-recital-virtual



4 vistas0 comentarios